Muchos de los libros aquí descritos están en venta.
Si estás interesad@ en alguno, consulta el precio y es tuyo :)

universoanitabeige@gmail.com



sábado, febrero 16, 2008

EDITH STEIN... O la búsqueda de la Verdad

Era yo jovencita (auqnue aún lo sea jolín) pero allá por .. no sé que años, cuando en mi pueblo, en mi casa siemrpe venían a tomar café todoosoos los sacerdotes que por allí por el pueblo pasaban. Mi tío, que tenía que ver con las gestiones necesarias en el ayuntamiento los invitaba a casa a tomar café. Yo, que nunca fui creyente, basando mi opinión en un raciocinio científico a favor de la ciencia (¡¡¡toma ya¡¡), hacía mis preguntas, mis dudas... mientras alzaba la taza de café tras un surbo en la mesa camilla ¿por qué si el incesto es pecado para llegar a donde estamos ahora los hijos de Adan y Eva tenían que haber procreado entre ellos?, si sólo tuvieon a Cain y Abel, ¿de donde salieron sus mujeres para tener descendencia? Si un Dios es eternamente bueno por qué condena a la eternidad de un sufrimiento a alguien que quizás sin mala inteción hizo algo malo de sólo un minuto? ¿porqué si es pecado las relaciones sexuales entre hombre y mujer Dios no nos hizo hermafroditas?. hacía preguntas totalmente naturales, con naturalidad con mi café en la mano mientras los sacerdotes hacían mesa redodna con mi madre y mi tío. mi madre, roja me hacía saeñas de que saliera con ella de la habitación y siempre me decía lo mismo ¡¡ultima vez que estás con nosotros¡¡¡ ,¡¡respeta¡¡¡ y yo me quedaba pobrecita yo sin saber por qué, al fin y al cabo ella siemrpe me decía que hablara con ellos por no se que cosa del espiritu .... jopé¡¡¡ tengo dudas mami¡¡¡ Fue uno de los varios sacerdotes que pasaron por la casa de mi tio, el que más congenió con mi tío y se hicieorn hasta amigos, no les molestaban mis dudas ni mis preguntas, y teníamos lasrguísimas conversaciones. Por aquella época, ya le daba yo a asuntos e asrtonomía, big bang y esas cosas que siempre siempre me han gustado tanto, ciencia y religión, eternamente rivales, . Supongo que por eso me aficioné a la astronomía, por las inmensas dudas y preguntas que me hacía acerca de Dios. la cuestión es que fue ese sacerdote, del que no digo nada más ue su nombre por preservar su ideantidad , padre Carlos, quien me regaló este libro.
Edith Stein, una mujer, una chica joven con cientos de dudas, licenciada en Fiolosofía, y humanista ,apasionada por la vida de Santa Teresa de Jesús. Un largo camino interior, hasta llegar al martirio, para encontrar SU verdad. No deja de ser un libro interesante quizás hasta deseed el punto de estudio psicológico, de qué puede fururlar por la mente de una persona para llegar a ciertas creencias, o ciertas decisiones de martirizarse a sí misma... no lo comprendí de todas formas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

la verdad,es la verdad de cada uno.

Banez dijo...

¿Cómo puede, la verdad, ser definida por un sin numero de verdades: la verdad del mentiroso, la verdad del asesino, la verdad del inocente...?